Muchos se sienten afortunados, hasta ricos, por tener una tarjeta de crédito con un cupo alto. Sin embargo, estos personajes no sólo viven de una ilusión (porque finalmente, los cupos de la tarjeta de crédito son plata del banco), sino que se están disparando en el pie cuando necesiten adquirir un crédito de vivienda.

Los cupos altos en tarjetas de crédito déjeselos a los ricos o a las empresas

Lo que pocos colombianos saben es que, según sus ingresos, cada persona tiene un cupo de crédito, que viene determinado por el cálculo de su capacidad de endeudamiento. Sobre este aspecto, Asobancaria nos explica que:

El banco siempre analiza su capacidad de pago basado en los ingresos y endeudamiento con el mismo u otras instituciones financieras, y de acuerdo con este, pre-aprueban un valor. Este valor corresponde al monto que la entidad considera que el cliente, es decir usted, tiene la posibilidad de pagar.

Luego, el banco hace la revisión de su historial crediticio, analiza que los ingresos sean reales y que los gastos mensuales sean acordes a su realidad económica; con base en ese análisis determina cuánto puede destinar para pagar una cuota de un crédito y así define el cupo aprobado, el plazo que más le conviene, y la tasa de interés de acuerdo con el plazo y el tipo de crédito.

Como pueden ver, los Bancos se mueven en función del riesgo. De tal suerte que no le prestarán lo que pide si ven que ya tiene otros créditos a su nombre, ya que posiblemente podría incurrir en mora.

Y ojo, hago énfasis en la palabra “posiblemente”, ya que este cupo de crédito se afectará aún si usted no usa las tarjetas de crédito. Recordemos, el Banco trabaja en función del riesgo.

¿Cómo determinan los bancos su cupo de crédito?

Si bien cada banco es libre para determinar los cupos de crédito de sus usuarios, finalmente todos recurren a fórmulas matemáticas que, según Asobancaria, pueden ser más o menos estas:

1. Para saberlo, escriba en un papel sus ingresos totales mensuales y los gastos fijos que asume cada mes. Entre estos se encuentran: vivienda, alimentación, salud, transporte, educación, financieros, personales, entre otros.

2. Al valor de sus ingresos, reste el costo de sus gastos fijos, el resultado es lo que a usted le queda libre, es decir, sus ingresos netos mensuales.

3. Finalmente, multiplique ese valor por 35%. El resultado representa la cantidad máxima de dinero que puede usar para endeudarse.

Por ende, si usted se gana 3 millones de pesos mensuales, y ya tiene una tarjeta de crédito con cupo de 10 millones, sería un pésimo error pedir un aumento del cupo de la tarjeta, debido a que ya ha superado su cupo de crédito para su nivel de ingresos. Claro, esto no será de importancia si usted sólo se va a limitar a sus tarjetas de crédito. Pero va a ser contraproducente el día en que solicite otro producto de crédito al banco, como un crédito de vivienda.

Aún si no va a sacar más deudas, como ya les expliqué, debemos partir del hecho de que el cupo de endeudamiento está definiendo los créditos que usted PUEDE PAGAR, de modo que si no es responsable con las tarjetas de crédito, mal haría usted en tener dos o más tarjetas de crédito que sumadas superan con creces ese cupo de crédito.

¿Puedo pedir la disminución del cupo de la tarjeta de crédito?

La buena noticia es que usted puede pedir la disminución del cupo, para evitar tentaciones. Basta con llamar a la entidad solicitando disminuir el cupo de su tarjeta de crédito, si considera que su capacidad de endeudamiento está comprometida. Recomiendo hacerlo si ese cupo se lo aumentaron sin su autorización.

en cualquier caso, recomiendo que su cupo de endeudamiento sea tres veces el valor de sus ingresos mensuales, para que así evite comprometer su capacidad de endeudamiento.

 

Anuncios