Tarjeta de crédito o seguros
Son mejores las pólizas de seguros frente a las tarjetas de crédito? averiguelo aquí.

Mucho se ha dicho en este espacio sobre la importancia de darle buen manejo a las tarjetas de crédito, y de saber usarlas para tener su cupo libre en caso de imprevistos. Sin embargo, frente a este último punto existe una abierta contradicción frente a los seguros (más concretamente, seguros que no sean los seguros de vida).

Por ello, me he propuesto comparar ambos productos y descubrir si es más rentable tener un seguro contra todo, o cualquier, riesgo, que tener una tarjeta de crédito con un buen cupo. Veamos.

¿Qué son las tarjetas de crédito? un cupo de crédito que te otorga un banco que puedes usar libremente y cuando lo requieras mediante el uso de un plástico.

¿Qué es un seguro? Es un contrato mediante el cual una compañía aseguradora se compromete con usted a dar o hacer algo en caso de que ocurra un evento aleatorio llamado “siniestro” o “daño”, mediante la compra de una póliza en la cual se encuentran las condiciones que obligan a la compañía aseguradora a asumir la indemnización de un daño. El valor a pagar por la póliza se denomina “prima”.

¿Cuáles son las ventajas de contratar un seguro? Dependiendo de lo que desee asegurar, las ventajas son las siguientes.

  1. Asistencia para poder sustituir el elemento dañado. Lo vemos en el caso de los seguros de vehículo, que permiten al beneficiario tener un carro de la aseguradora para que ande en él mientras reparan el carro dañado.
  2. Cobertura de gran parte del valor total del daño.
  3. Asistencia adicional para prevenir el daño. Como el negocio de las aseguradoras no es pagar daños, muchas de ellas ofrecen varios servicios para prevenirlos, como inspecciones en los lugares asegurados, conductores elegidos para que el asegurado no maneje borracho, charlas de prevención y similares.
  4. Asistencia judicial en caso de demandas.

¿Cuáles son las ventajas de una tarjeta de crédito? 

  1. Algunas franquicias ofrecen descuentos por compras de ciertos productos.
  2. Ya tienen seguros de viaje incluido, así que no necesita comprar uno.
  3. Se pueden usar en el exterior (las pólizas de seguro sólo suelen cubrir el daño que ocurra en el lugar de la adquisición de la póliza)
  4. Algunas franquicias ofrecen alquiler de vehículo si viaja a países como Estados Unidos.
  5. Permiten diferir compras a plazos de hasta 36 meses, de modo que puede preservar su liquidez al adquirir un producto o servicio. Algo positivo en caso de asumir imprevistos.

¿Cuál es más caro entre los dos? Con el seguro, como ya dije, pagas una póliza anual, que se puede diferir para ser pagada en meses. El valor de la póliza varía dependiendo de lo que quiera asegurar o del posible riesgo que quieras amparar. Por el contrario, el costo de las tarjetas de crédito pasan por la cuota de manejo y por el pago de una tasa de interés que varía dependiendo de cada país (pero que suele ser más alta si se compara con otras líneas de crédito).

Téngase en cuenta que los seguros no suelen cubrir todo el valor del daño. Hay veces en las que el asegurado (o beneficiario) debe asumir parte del daño, lo cual se conoce como “deducible”

De esta forma, la diferencia entre ambos productos varía según el uso que le quiera dar, dado que una tarjeta de crédito puede ser más económica que adquirir un seguro si difiere el pago del imprevisto a menos de tres cuotas, pero con el seguro usted estará amparado frente a esos imprevistos y, además, podrá evitarlos (como ya vimos).

Por otro lado, hay que definir qué tipo de “imprevisto” queremos cubrir. No es lo mismo que usted tenga una tarjeta de crédito con un cupo de más de 10 millones de pesos y renuncie al seguro todo riesgo de su vehículo, que tener una tarjeta de crédito con menos de la mitad de ese cupo y querer hacer lo mismo. Además, como indiqué anteriormente, las aseguradoras brindan asistencia judicial en algunos casos, cosa que tendría que asumir de su bolsillo si sólo dependiera de una tarjeta de crédito.

Entonces, ¿Es mejor una tarjeta de crédito o un seguro? Ni mejor ni peor: Son complementarios.

Para empezar, a partir de lo ya expuesto se puede concluir que hablamos de productos completamente diferentes del uno del otro. Claro, puede usar la tarjeta de crédito para compensar ciertos daños (algo que le evitará usar la póliza de seguros para pequeños daños de su carro), pero no podrá hacer lo mismo si usted le hace daño a alguien y esa persona lo demanda. Como las condenas en las demandas de responsabilidad civil suelen ser muy altas, sólo muy pocas personas tendrían acceso a una tarjeta de crédito que les permitiera asumir dicha compensación.

Por otro lado, las pólizas de seguro le pueden permitir “rehacer” su vida con menos traumatismo en casos más graves, como el incendio de su vivienda. Si quema su nivel de endeudamiento en este caso usted básicamente quedaría en la ruina.

Pero lo más importante de todo es que si usted deja de pagar una póliza de seguro, lo peor que le puede pasar es que la aseguradora no reconozca la indemnización, mientras que dejar de pagar una tarjeta de crédito implica desde un reporte negativo hasta una demanda.

Así que, en conclusión, usar una tarjeta de crédito sabiamente también implica no equipararla con una póliza de seguros.

Anuncios